Por qué INTERPOL, EUROPOL y SIRENE siguen estando en la División de Cooperación Internacional

La reciente publicación del Real Decreto 952/2018 por el que se desarrolla la estructura orgánica básica del Ministerio del Interior ha suscitado dudas acerca de una posible adscripción de la Oficina Central Nacional de INTERPOL, la Unidad Nacional de EUROPOL y la Oficina SIRENE a la Dirección Adjunta Operativa (en adelante DAO).

Ello se deriva de una interpretación forzada del art. 3.2 a) de la referida norma reglamentaria, que establece que:

Sin embargo, interpretar, a partir de este párrafo normativo, que INTERPOL, EUROPOL y SIRENE dependen orgánicamente de la DAO es erróneo y, en justificación de ello, exponemos las siguientes razones o argumentos:

1. POR COHERENCIA SISTEMÁTICA

El apartado 2 del art. 3, donde se recoge el apartado reproducido arriba, contempla los órganos que dependen del Director General de la Policía y, además, procede a describir sus FUNCIONES.

El precepto comentado, tanto en lo que respecta a la DAO como al resto de órganos (Subdirecciones Generales de Recursos Humanos y Formación y Logística e Innovación, Gabinete Técnico y División de Cooperación Internacional), contempla sus diferentes funciones y responsabilidades y, por el contrario, no hace referencia expresa alguna a adscripción orgánica de los órganos a ellos subordinados. En respaldo de ello está la radical ausencia de expresiones del tipo depende de o se adscriben, giros habituales en normas, como esta, de carácter organizativo.

Frente a lo contenido en este apartado 2, los siguientes apartados sí van a contemplar los órganos que se adscriben o dependen de ellos, tanto de la DAO como de las Subdirecciones Generales referidas.

Así y de forma singular, el apartado 3 se refiere a la DAO y refleja los órganos que dependen de la misma y que no son otros que todas las Comisarías Generales, describiendo asimismo sus funciones. En este apartado, que es donde debería estar, no se contempla dependencia orgánica alguna de INTERPOL, EUROPOL y SIRENE respecto de la DAO.

Por otra parte, en un pasaje anterior de la norma reglamentaria, en el art. 2.1 se recogen las funciones de la Secretaría de Estado de Seguridad, encontrándose en su letra d) la de la dirección y coordinación de la cooperación policial internacional, especialmente con EUROPOL, INTERPOL, SIRENE, los Sistemas de Información de Schengen y los Centros de Cooperación Policial y Aduanera.

Y esta función no implica adscripción orgánica alguna, como se sabe, de EUROPOL, INTERPOL y SIRENE a la Secretaría de Estado de Seguridad y nadie se plantea, de su mera lectura, una interpretación que permita sostener la mencionada adscripción.

2. POR LITERALIDAD

La letra a) transcrita se refiere a que la DAO se encarga de la dirección, coordinación y supervisión de las Unidades centrales, supraterritoriales y territoriales… y la Oficina Central Nacional de INTERPOL, la Unidad Nacional de EUROPOL y la Oficina SIRENE.

Aparte del argumento contenido en el punto anterior y referido a las funciones y no a las dependencias, existe en este párrafo un elemento clave en la nueva estructura dada a la Policía Nacional, como es que el DAO adquiere un perfil o un relieve acentuado que le hace estar por encima jerárquicamente del resto de Subdirectores Generales.

Y ello deriva del mando que se le otorga sobre el resto de unidades centrales, supraterritoriales y territoriales. De esta forma, el DAO ejercerá el mando sobre las Subidrecciones Generales de Recursos Humanos y Logística e Innovación, el Gabinete Técnico, las Jefaturas Superiores y demás unidades territoriales y, por supuesto de forma congruente, sobre las unidades dedicadas a la colaboración y cooperación policial internacional.

En respaldo de este argumento se encuentra la redacción dada por la anterior norma reglamentaria que contemplaba la figura de la DAO, el Real Decreto 400/2012, que otorgaba al DAO las funciones de dirección, coordinación y supervisión de las unidades operativas supraterritoriales y territoriales, esto es, no se incluían entre las unidades recogidas las unidades centrales, lo cual suscitaba dudas de liderazgo e, incluso, pudo dar lugar a algunos disfunciones o desencuentros entre los titulares de la DAO y de las antiguas Subdirecciones Generales de Recursos Humanos y Logística.

Para evitar dichas disfunciones, el Real Decreto vigente otorga, como venimos exponiendo, un perfil marcado de mando a la DAO, superponiéndola jerárquicamente a todos los demás sobre los que va a ostentar competencias de dirección, coordinación y supervisión. Por supuesto y, obviamente, lo hará también sobre INTERPOL, EUROPOL y SIRENE.

3. POR ANTECEDENTES NORMATIVOS

Como es sabido, en ocasiones resulta de mucho interés acudir al derecho derogado para poder interpretar convenientemente el derecho vigente.

El último Real Decreto que regulaba la DAO era, como ya se ha referido, el 400/2012, el cual otorgaba a dicho órgano las siguientes funciones:

Es decir, las mismas, exactamente las mismas, que el vigente 952/2018, con la salvedad ya apuntada de la incorporación del término centrales.

Y entonces, cuando ese Real Decreto estaba vigente, no se generó discusión o polémica alguna sobre una eventual ADSCRIPCIÓN de EUROPOL, INTERPOL y SIRENE a la DAO.

Como en el actual, las referencias eran en términos de función, no de dependencia orgánica. Por supuesto que, como quien puede lo más puede lo menos, en este tipo de normas hay muchas referencias a responsabilidades últimas o superiores sobre órganos subordinados adscritos a otros también subordinados, sin que ello altere la natural y debida adscripción y dependencia orgánica. A ello ya nos hemos referido al exponer las concretas funciones que el Secretario de Estado de Seguridad tiene también sobre EUROPOL, INTERPOL y SIRENE.

4. POR COHERENCIA ORGÁNICA

Carecería de toda lógica y fundamento desmembrar la División de Cooperación Internacional, mantener el Área de Coordinación Internacional en dicha División y desapoderar de ella a INTERPOL, EUROPOL y SIRENE.

Sería, asimismo, absurdo y carecería del más mínimo sentido mantener una División policial con menos de 50 funcionarios, eso sí, dependiendo, nada más ni menos, del Director General de la Policía.

Por todo lo anterior, en DEPOL sostenemos las siguientes conclusiones.

CONCLUSIONES

  1. El Real Decreto 952/2018 no hace referencia alguna a la adscripción o dependencia orgánica de la Oficina Central Nacional de INTERPOL, la Unidad Nacional de EUROPOL y la Oficina SIRENE respecto de ningún órgano, como tampoco hacía el Real Decreto precedente, con el que mantiene un gran paralelismo en la redacción de las funciones de la DAO.
  2. La Orden Ministerial 28/2013 por la que se desarrolla la estructura orgánica y funciones de los Servicios Centrales y Periféricos de la Dirección General de la Policía, a día de hoy vigente, contempla en su art. 11 que la División de Cooperación Internacional está integrada entre otras, por la Oficina Central Nacional de INTERPOL, la Unidad Nacional de EUROPOL y la Oficina SIRENE.
  3. Como consecuencia de ello, entendemos de forma inequívoca que la Oficina Central Nacional de INTERPOL, la Unidad Nacional de EUROPOL y la Oficina SIRENE dependen de la División de Cooperación Internacional, sin perjuicio de que una posterior modificación de la orden ministerial reseñada, aunque careciendo de toda lógica, pueda ubicarlas bajo la dependencia de un órgano distinto.

DEPOL